Posteado por: peregrinodelasrias | noviembre 30, 2007

Hayedo, pico Otero y Pozo Negro

3 semanas sin escribir… Todo por culpa de unos exámenes de francés, una ruta de montaña, 6 partidos de futbito, un poco de trabajo, un viaje a Vigo, otro viaje a Barcelona, tres reuniones de ISF, cervezas, mus, billares, la compra… Vamos, lo que desde hace dos meses es “lo de siempre” :-) (y mañana espeleología).

Evidentemente tengo mucho que contar, pero para evitar un post de miles y miles de líneas, voy a poner miles y miles de posts de unas pocas líneas. Hoy comienzo por la ruta del Pozo Negro, el pico Otero y el hayedo que hay en el valle que lleva al pozo…

El día 10 me lancé, con 7 compañeros de Antolín, a patear 20 km, en los que se suben 1000 m de desnivel en los primeros 10 km (y luego se bajan :-). Además, me habían avisado de que me consiguiera unas polainas porque con toda seguridad íbamos a encontrar nieve en la cima. A mayores, por el camino me encontré  tramos de pendientes a 60º, y otros de roca suelta cubierta por hojas caídas… Vamos, que 20 km son pocos salvo que se sumen tantos “alicientes”. Por suerte, mi entrenamiento de futbito a 900m de altitud dio sus frutos, de forma que acumulé cansancio pero no agujetas.

Pero el “mérito” deportivo era lo de menos. Caminar por un hayedo con las hojas cayendo, eso sí que fue impresionante. Para empezar, los árboles son esbeltos, altos y de formas barrocas, con las ramas distribuidas en capas para darles aspecto señorial a pesar del desorden. Además, los troncos no están muy juntos y las ramas no brotan hasta pasados unos metros, con lo que se puede mirar hacia el interior del bosque y ver cientos de árboles… Todo un espectáculo para los amantes de los bosques, como yo ? Para seguir, los colores se combinan como en un atardecer: rojo y amarillo como de fuego, naranjas muy vivos, troncos blancos y grisáceos como nubes, azul cielo mediterráneo, una capa densa de hojas rojo mate cubriendo todo el suelo, salvo por el verde vivísimo del musgo que cubre las piedras que salpican el suelo y los arroyos… En algunos sitios, las hojas cubren hasta los tobillos, ¡así que se pueden levantar torbellinos de hojas al caminar! Para completar el cuadro, todo el camino se hace siguiendo el curso de arroyos: son pequeños, pero son ruidosos y retorcidos, con si estuvieran vivos. Y se agradecía, porque como en muchos bosques, no vimos ningún animal: todo lo que estaba vivo éramos nosotros mismos… O eso fue lo que creímos… En resumen, este hayedo en otoño está a la altura de los bosques “mágicos” de todas las fábulas, o de los bosques épicos de los que habla Tolkien. Yo, con la cámara en la mano, me daba la impresión de que podía hacer media docena de fotos a cada paso… Sólo por eso ya es una excursión para repetir, o incluso para acampar en el bosque durante la caída de la hoja en otoño (unas dos semanas).

¡Y que no falte el Pozo Negro! Realmente no es un pozo ni es negra: es una laguna relativamente pequeña y de color verde. Eso sí, su entorno es magnífico: está en un viejo nevero donde el hielo excavó un pequeño “jou” que hoy siempre está inundado, y que quedó muy abrigado porque está rodeado de paredes casi verticales por tres lados, y por el cuarto se abre al valle del hayedo. Además, las paredes consiguen que no haya viento pero sí sol, con lo que es ideal para descansar y para comer… Cosa que evidentemente hicimos allí :-), pero después de bajar del pico Otero. Este pico es el que abraza al Pozo Negro, y cómo no, desde la cima, a 2050 m, tiene unas buenas vistas, como las del Camino de Santiago en Asturias o en el Cebreiro (a los gallegos y a los asturianos igual no nos sorprenden :-). Una pena no poder quedarnos para ver el anochecer, pero claro, atravesar el hayedo de noche está entre lo muy peligroso y lo temerario.

 ¿Y hubo más? Pues sí, lo mejor de todo el viaje: los compañeros. Éramos 8 compañeros de Antolín, casi todos veteranos de muchas otras excursiones, y con muy buena cultura de camiantes: ritmo el del más lento (que no lo era mucho :-), sin prisas, todo buenas palabras, buena preparación (gps, ruta conocida, fecha escogida, polainas…), y el ambiente que hay en todas las excursiones con los amigotes. De hecho, al volver, aprovechamos para cenar en un pueblico, con las cervezas y los chistes de rigor. Algo así como un café con los compas del trabajo, pero más tiempo y con más historias que contar :-P Y no paramos ahí, porque por la noche quedamos para ir al concierto que daba otro compañero de trabajo (y bien dado, menuda fiesta en el bar de Blas). Por supuesto, cuando acabó el concierto, aunque sólo quedábamos tres, seguimos de cervezas-whiskis-chistes-arreglando el mundo hasta las dos y pico de la mañana…

Vamos, que menudo sábado, que para mí comenzó a las 7 de la mañana y que acabó a las tres, sin apenas parar un momento…

hayedo y r�o     haya     caminantes en el hayedohayedo, riachuelo, caminantes, foto…     valle del hayedo del pico Otero     pozo negro    junto al pozo negro     dese el pico Otero     senderuelos

Anuncios

Responses

  1. ¿cuándo repites sé de algunos/as que le gustaría acompañarte? aunque la tensión baja puede jugar una mala pasada.

    llévate linterna para mañana (y cámara con flash)

  2. Acabo de ver esta ruta en un libro de Rincones Singulares de Burgos y me la apunto para esta primavera. Buscaré el track para mas seguridad y espero disfrutar tanto como vosotros, esa zona no la conozco mucho , salvo una ruta que hice de la Via verde desde Arlanzón hasta Riocabado con la bici, que tambien fué impresionante. Un saludo. Luismi.

    http://luismiportu.blogspot.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: