Posteado por: peregrinodelasrias | febrero 5, 2009

Mi poesía favorita

Hoy tuve un par de momentos que me recordaron esta poesía :-) Y al releerla, me he encontrado disfrutándola igual que cuando la leí por primera vez. Incluso más, porque hace tiempo que no me agobia justificarme, ya sólo vivo la parte de la poesía dedicada a VIVIR.

El derecho a existir

 

 

Sensación de paz.

El reloj del tiempo se ha detenido.

Esos segundos, esos minutos que asaeteaban

para precipitarme a mis trabajos y a mis búsquedas

no tienen poder sobre mí esta mañana.

Saboreo el instante

            y siento que tiene más que enseñarme

            que la suma de todos los momentos subsiguientes.

¿Por qué me he tomado tan pocas veces

            el tiempo y el derecho de vivir?

Necesitaba justificar incesantemente mi existencia

            con mi producción y mi rendimiento,

            a mis ojos y a los de los demás.

Mi existencia, en sí, no tenía valor:

no creía yo existir para los otros

y he acabado por no existir tampoco para mí.

Esta mañana tengo derecho a existir totalmente solo

y exclusivamente para mí.

 

 

Me arrogo el derecho a existir.

Y los seres y las cosas que me rodean

comienzan a existir con una existencia más densa:

también ellos comienzan a tener

el derecho a existir.

Somos un universo de existencias sólidas, reales,

igualmente importantes y respetables.

Es como si el reloj de arena de la existencia

se llenara minuto a minuto de la cantidad de realidad

que le hace estable.

Ya no es esa sensación de vacío la que hay que llenar

con actos, con palabras, con obras…

Saboreo la inmovilidad.

Existo más sin hacer nada.

Descanso sobre mi raíz.

¿Y cuál es mi raíz?

 

 

Siento cómo la existencia brota sin cesar en mí,

y el observar este movimiento basta para ocuparme.

Confío en él y no tengo ya que intervenir

ni justificarme por existir: él me justifica.

Existir justifica el existir.

Es bueno existir.

No tiene por qué “servir” para algo el existir.

No estamos obligados a servir para algo.

Ante todo, tenemos derecho a existir.

Me parece que he buscado incesantemente

justificar mi existencia

sin haber tomado la conciencia y el gusto de existir.

Hasta ahora me parecía increíble que se pudiera pasar

el tiempo sin hacer nada y no considerarlo perdido.

 

 

El tiempo no se llena metiendo cosas en él.

mi tiempo se llena con la atención que le presto,

con el gusto que sé sacar de él,

            porque lo considero,

                        porque me considero a mí

                                   y porque he vuelto a tomarme

                                               EL DERECHO A EXISTIR.

 

 

 

 

Louis Évely

Extracto de su diario

Octubre de 1983

           

 

Anuncios

Responses

  1. ¡Queremos la versión original! :D

  2. Ahí va :-)
    http://www.bonheurpourtous.com/botext/ledrdexi.html

  3. Gracias Pedro, te sales (como es habitual).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: